Periostitis-Tibial Parte 2

Periostitis tibial y tratamiento con electroestimulación (parte 2)

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInShare on Whatsapp

Periostitis tibial y electroestimulación. ¿Hay alguna solución? ¿Se puede hacer algo? Te cuento algunos trucos

En el artículo anterior te hacía una introducción de cómo la electroestimulación puede ayudarte a recuperar tu periostitis tibial. Insistía bastante en que estos aparatitos no son sucursales de Lourdes ni de Fátima, vamos, que si tú no pones de tu parte, esto no te hace nada. Puedes ver el artículo anterior completo sobre la periostitis tibial pinchando aquí.

Aquí te paso el proceso a seguir para la recuperación de la periostitis tibial con electroestimulación:

Paso 1: Descansa. Tómate un par de semanas de descanso mínimo. No te va a pasar nada por estar 15 días descansando. No lo mires a corto tiempo. Míralo en el global de la temporada. 15 días de descanso te vendrán bien y tampoco es tanto tiempo. El descanso para la recuperación de la periostitis tibial es fundamental. En esos días pasea no más de 20 minutos y con tranquilidad. Olvídate de correr.

Paso 2: Vamos a utilizar el electroestimulador para acelerar el proceso de recuperación. Coloca los electrodos como en la imagen de arriba. Los parches justo encima de la zona dolorida. El negativo en la parte más alta y el positivo en la parte más baja.

Paso 3: Selecciona el programa “Capilarización” u “Oxigenación” y realiza una sesión completa de 25 minutos a una intensidad muy suave, sobre 30 unidades de energía o 13 miliamperios. Si a esa intensidad notas que te duele o que te molesta, bájala hasta que sea una intensidad agradable. Este programa le viene muy bien a la periostitis tibial.

Trata de hacer este programa con las piernas en alto, es decir, tumbado y con las piernas o bien apoyadas en la pared, o bien colocadas en una almohada. El caso es que estén más altas que la cabeza. Así facilitarás el retorno sanguíneo y pasarán por ahí más nutrientes junto con la sangre.

Repite este programa mínimo dos veces al día durante 15 días.

Paso 4: Después de la electroestimulación, colócate hielo en la zona por 10 minutos.

Paso 5: Realiza estiramientos y un masaje en la zona afectada con tus dedos pulgares. Esto también ayudará a acelerar el proceso de recuperación de la periostitis tibial.

Paso 6: Una vez hayas realizado el masaje y los estiramientos, vuelve a aplicar hielo por 5 minutos esta vez.

Ah, y muy importante. Cuando vuelvas a retomar la actividad física, comienza poco a poco. Los primeros días ve caminando. Si no notas nada de dolor, camina algo más rápido. Si sigue todo bien, intercala el caminar con el trote suave sobre terreno blando. Algunas personas recaen en la periostitis tibial porque al sentirse recuperados, vuelven a correr 30 minutos de un tirón el primer día que retoman a la actividad física. Eso es un calentón que lo más seguro haga saltar de nuevo el dolor. Vuelve a correr poco a poco. Usa la cabeza y el sentido común. Las prisas nunca fueron buenas.

Una vez hayan pasado los primeros 15 días de tratamiento, comenzaremos con el refuerzo del Tibial. De esta manera evitaremos que vuelva a caer lesionado a causa de la debilidad muscular.

Este ejercicio lo repetiremos dos veces a la semana.

Coloca los electrodos como en la imagen de arriba de nuevo.

Selecciona el programa “Fuerza Resistencia” Si tienes niveles tu electroestimulador, elige el nivel 1.

Asegúrate de colocar tus pies en un lugar que seas capas de quedarlos inmóviles, por ejemplo las espalderas de un gimnasio. Así, cuando venga la contracción, serás capaz de tenerlos estirados y de no permitir que el pie flexione por la contracción del tibial. Para ello, este ejercicio es mejor hacerlo tumbado y que los pies queden inmovilizados.

Realiza 5 minutos del programa “Fuerza Resistencia” sin pasar los primeros días de 50 energías o de 20 miliamperios. Poco a poco ve subiendo la intensidad y el tiempo de trabajo. El calentamiento del programa es conveniente hacerlo, por lo que el primer día serían 5 minutos de trabajo más el calentamiento.

De esta manera reforzarás los tibiales y evitarás los problemas causados por la periostitis tibial.

Otra cosa. Si eres propenso a tener problemas con la periositis tibial, visita a tu fisioterapeuta. Puede ser que estés pisando mal y esto te esté haciendo daño. Revisa también tus zapatillas, tanto si son excesivamente viejas como si son nuevas, no sea que esa sea la causa de la periostitis tibial. Por supuesto, una vez recuperado y retomado el entrenamiento, trata de correr en terreno blando. Evita el terreno duro por todos los medios al menos durante el primer mes. Así facilitarás la recuperación y el refuerzo de los tibiales.

Espero que sea este artículo de tu interés

Si te gustó, no dejes de compartirlo con tus amigos en Google +, Facebook, Twitter y Pinterest.

Sé Feliz

Pedro García

 

 

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInShare on Whatsapp