electroestimulador potente. Fuente imagen Wikipedia

Qué significa “electroestimulador con poca potencia”

Más de una vez habrás leído frases como estas en mi blog:

“necesitas un electroestimulador con mucha potencia para elevar los glúteos”

O esta de…

“para salir de la atrofia es necesario que el electroestimulador sea potente”

O también…

“si el electroestimulador no tiene potencia se te va a quedar pequeño dentro de poco y no podrás seguir avanzando”

Pero… ¿qué es un electroestimulador potente?

Te voy a poner un claro ejemplo de por qué no puedes avanzar con un electroestimulador que no tiene potencia.

Por qué, dependiendo de cuál sea tu objetivo, comprar un electroestimulador que no tiene potencia es tirar el dinero.

Para ello nos vamos a ir al gimnasio.

Imagina que te tienes que apuntar a un gimnasio porque tienes una lesión y has perdido masa muscular, o porque quieres elevar los glúteos para mejorar tu estética.

En tu barrio hay tres opciones.

El gimnasio A, es un gimnasio muy elegante, muy vistoso, con bonitas cortinas y muchas luces. Es muy llamativo y tiene una imagen espectacular.

Cuando llegas a la sala de pesas, te das cuenta que solamente hay 5 pesas.

1 de 1kg

1 de 2 kg

1 de 3 kg

1 de 4 kg

y 1 de 5 kg

Mucho diseño pero poco funcional.

El gimnasio B también es muy vistoso y con buena imagen, pero este ya tiene más aspecto de «gimnasio serio». Diseño correcto pero funcional.

Al llegar a la sala de máquinas te fijas que tiene 100 pesas que van desde 1 kg hasta 100 kg.

No está nada mal. Es bastante completito.

El gimnasio C es un gimnasio de toda la vida.

Tiene 120 pesas que van de 1 kg a los 120 kg y también hay 5 máquinas de musculación para hacer prensa, pecho, espalda, glúteos y hombros.

Llegó la hora de entrenar

Como tus músculos están muy débiles y lo que quieres es comenzar cuanto antes, te apuntas al gimnasio A porque piensas que para ti es suficiente.

El primer día trabajar con una pesa de un kilo y… ufff, es todo un mundo.

Cuando llegas a casa te das cuenta de que tu cuerpo está agotado y al día siguiente tienes agujetas.

Estás satisfech@ de la elección. Eso es lo que tú necesitabas.

Pasan las semanas y tu cuerpo te pide más porque va ganando fuerza. Decides pasar a la pesa de dos kilos.

Poco tiempo después ya entrenas con soltura con la pesa de 3 kilos y algunos días puedes hacer lo últimos ejercicios con la pesa de 4 kg.

A los dos meses ya haces todos tus ejercicios con la pesa de 5kg.

Has llegado al tope del gimnasio.

¿Y ahora…?

Bueno, pues ahora lo que queda es trabajar el resto del año o del tiempo que estés apuntado a ese gimnasio, con la pesa de 5 kg porque no tienes más opciones.

No hay más pesas

Ese gimnasio se te ha quedado pequeño

¿Y qué ocurre cuando te encuentras con esta situación?

Pues es sencillo.

Tus músculos han ido progresando semana a semana. Cada vez están más fuertes y pueden trabajar con más peso. Le has ido presentado un nuevo estímulo cada semana y se han ido adaptando a el.

Tus músculos en este periodo se ha adaptado a los estímulos que le has dado y se ha hecho más grande y más fuerte, hasta que has llegado al tope del gimnasio.

Lo que al principio se te hacía un mundo, dos meses después lo tenías controlado y el cuerpo te pide seguir avanzando, pero como no hay más pesas, tu avance se detiene, se estanca.

Tendrías que pasarte al gimnasio B o al C que son los que tienen más pesas y más opciones para poder seguir avanzando.

Si te ocurre esto con un gimnasio, te cambias y ya está.

Pero si te ocurre con un electroestimulador… si has invertido un dinero en algo que se te ha quedado corto y ahora tienes que volver a gastar más dinero en otra opción más potente…

La mejor opción es evitar equivocarse.

Por eso insisto siempre en que si no tienes presupuesto, es mejor esperar antes que comprar algo que no te va a servir.

¿Y qué ocurre cuando las pesas no pesan lo que dicen que pesan?

En el gimnasio B ocurre algo diferente pero que a la larga presenta un problema similar.

El dueño del gimnasio ha modificado el peso de las pesas.

Dice que así le sale más económico el material del gimnasio. De esta manera, cuando un deportista entrena con 50 kg, en realidad lo está haciendo por un poco menos de la mitad.

Si te apuntas a este gimnasio, es posible que en poco tiempo estés trabajando con la pesa de 100 kg y tendrás la sensación de que puedes entrenar todavía con más peso, pero como ya has llegado al tope de las pesas… no puedes seguir avanzando.

Eso sí, el deportista está motivado porque piensa que está muy fuerte, pero… la pesa no pesa lo que dice que pesa.

Esto ocurre también en los electroestimuladores

Cuando las instrucciones dicen que el equipo cuenta con 100 miliamperios y en realidad… no llega ni a la mitad.

Esto también lo he tratado anteriormente y lo hemos visto en este artículo;

https://www.electroestimulaciondeportiva.com/un-electroestimulador-barato-no-sirve-para-los-musculos-atrofiados/

Algunas instrucciones mienten. Dicen que un electroestimulador tiene 100 ó 120 miliamperios y en realidad… desarrolla bastantes menos.

Un electroestimulador con potencia es fundamental para no detener tu avance

Es imprescindible que el electroestimulador tenga suficiente potencia para que tus músculos no queden estancados.

Tanto el caso del gimnasio A en el que tiene pocas pesas, como en el caso del gimnasio B en el que las pesas no pesan lo que dicen que pesan, el avance muscular va a estar delimitado por las pesas del gimnasio.

Al acabarse las pesas, se acabó el avance. No podrás seguir mejorando. Con el electroestimulador pasa igual. Cuando llegas al tope de la potencia, ya no puedes seguir avanzando.

En gimnasio C esto no ocurre

En este gimnasio cada pesa, pesa lo que dice que pesa, y además tienen máquinas para trabajar el músculo de manera diferente.

Cuando un electroestimulador cuenta con programas y potencia, tu avance no se detiene.

  • Es cuando los glúteos crecen y se elevan.
  • Es cuando los bíceps de desarrollan.
  • Es cuando tienes fuertes piernas.
  • Es cuando sales de la atrofia.

Este sería el más claro ejemplo de qué es la potencia en un electroestimulador, pero extrapolado al gimnasio.

Lamentablemente, no todos los electroestimuladores tienen potencia suficiente para que tu avance no se detenga y hay otros que no tienen la potencia que las instrucciones dicen.

Si tienes alguna duda acerca de la potencia en el electroestimulador, envíame un correo o un whatsapp.

Sé feliz

Pedro García.

Comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Necesitas un electroestimulador?

Te ayudaré a encontrar el mejor electroestimulador que se adapte a tus necesidades comprar un electroestimulador
 

Deja un comentario

2 comentarios en “Qué significa “electroestimulador con poca potencia”

  1. ¿Cual es la clave para saber la potencia de un electroestimulador?. Me he comprado uno en amazon que lo estoy usando a máxima potencia y en un mes llego al máximo y está muy flojo. Como si mi musculo hubiera crecido y el electroestimulador no le hiciera nada. En las instruciones dice que tiene 120 miliamperios pero yo creo que ni la mitad, por lo que he leido en tu blog.
    ¿Puedes recomendarte un electroestimulador potente que no se me quede pequeño? Es que no tengo ni idea y no me gustaria que me volvieran a engañar. Gracias.

    Responder
    • Hola Francisca
      Efectivamente no todos los electroestimuldores tienen la potencia que indican sus instrucciones.
      Posiblemente la tengan, pero el procesador que llevan incorporado no es capaz de entregarla de manera eficiente.
      Es frustrante comprar algo y que en poco tiempo no te sirva. Te envío a tu correo electrónico varias opciones que no se te quedarán pequeñas.
      Un saludo y atenta al correo.

      Responder
Abrir chat
1
¡¡¡Hola!!!
¿Estás buscando algún producto y no tienes claro cuál es el que necesitas?

¿Quieres que te ayude?
Powered by