Periostitis-Tibial Parte 2

Periostitis tibial y tratamiento con electroestimulación (parte 1)

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInShare on Whatsapp

Periostitis tibial y electroestimulación. ¿Hay alguna solución? ¿Se puede hacer algo? Te cuento algunos trucos

La  periostitis tibial según Wikipedia es la inflamación del periostio, la capa más superficial del hueso (como la “piel” del hueso). El lugar de mayor afectación suele ser la cara anterior interna de la tibia, principalmente en el tercio inferior, aunque puede extenderse más arriba, casi hasta la rodilla. Esta lesión es típica de los corredores, principalmente de fondo. Se debe a las vibraciones que recibe el periostio por el impacto continuo de los pies contra el suelo en este deporte. Los factores que predisponen a sufrirla son:

-aumentos bruscos del volumen o intensidad de entrenamiento.

-mala amortiguación en el calzado.

-correr por superficies duras.

-pronación excesiva de la pisada.

Hay diferentes métodos de recuperación, entre los que se encuentran:

-el reposo (fundamental y muy importante).

-la aplicación de hielo local.

-la corrección de la pisada con prótesis plantares.

-vendajes o mallas de sujeción para limitar las vibraciones.

-antinflamatorios

-y el refuerzo de la musculatura del tibial anterior.

A estos de wikipedia se les olvidó poner que otro de los remedios para la recuperación de la periostitis tibial es la electroestimulación.

Pero no os preocupéis que os voy a enseñar algunos trucos para recuperar la periostitis tibial.

En estos años que llevo entrenando con electroestimulación, me he encontrado con varios casos de deportistas con serios problemas de periostitis tibial. La mayoría salió  de la lesión siguiendo las indicaciones que les di, pero hubo una minoría que tardó muchísimo tiempo en recuperar. Inexplicablemente para mí, estos deportistas no mejoraban. Seguían siempre con el dolor, hiciesen el tratamiento que hiciesen. Dicen que eso de la experiencia es un grado, por lo que decidí tenderles una pequeña trampa. Al final de la semana y tras una serie de preguntas sencillas, me di cuenta de dónde estaba el error y por qué estos deportistas no se recuperaban de su periostitis tibial.

Tenían tanta gana de correr, que no le daban importancia a su dolencia. No le hacían caso a la periostitis tibial y no escuchaban a su cuerpo. Ellos querían que la electroestimulación fuera la pastilla milagrosa que todos buscan, la pastilla que una vez tomada les permitiera seguir corriendo con total normalidad y a la vez irse recuperando poco a poco.

En cada indicación en la cual les decía los programas, los estiramientos, los masajes, que tenían que aplicarse para recuperar, también les indicaba que tenían que descansar del entrenamiento voluntario, que tenían que levantar el pie, ya que si se sigue machacando la zona afectada, no se recuperará del todo y se corre el riesgo de que esa lesión se convierta en crónica. La primera parte de las recomendaciones (la de usar el electroestimulador) esa la hacían perfectamente. Usaban el electroestimulador, el hielo, los masajes… pero eso de descansar… no iba con ellos.

Así que si tú tienes periostitis tibial y estás buscando un remedo para salir de ella, has pensado en la electroestimulación y no tienes intención de levantar el pie y descansar mientras te aplicas este tratamiento, mejor vete a Lourdes o a Fátima. Allí es donde se hacen los milagros. La electroestimulación no hace milagros. Sencillamente acelera los procesos de recuperación CUANDO TODAS LAS COSAS SE HACEN BIEN. Por sí sola, la electroestimulación no recuperará la periostitis tibial.

En el próximo artículo te contaré cuáles son los pasos a seguir para que la electroestimulación te pueda ayuda a recuperarte de la periostitis tibial.

Sé feliz

Pedro García

 

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInShare on Whatsapp