Rabdomiolisis, qué es

Rabdomiólisis y electroestimulacion. Qué es y cómo evitarla. Parte 1

Share on Facebook22Tweet about this on Twitter0Share on Google+2Pin on Pinterest4Share on LinkedIn2

Es una evidencia que la electroestimulación está de moda. La Rabdomiólisis también.

Famosos, deportistas, artistas… somos ya muchos los que utilizamos la electroestimulación, bien con chaleco o bien con electroestimuladores portátiles. Pero sucede que cuando algo se masifica y se pone de moda, todo el mundo quiere tener uno, todo el mundo quiere hacerlo, bien para disfrutar de los resultados que ofrece en este caso la electroestimulación, o bien para disfrutar de los beneficios que ofrece el aplicar una clase de 20 minutos a la semana en un gimnasio con un chaleco.

Cuando hay tanta masificación y lo que tienes entre manos es tan específico, pueden suceder pequeños inconvenientes o problemas.

Es lo que está ocurriendo en estas últimas semanas, en el que dos personas de Sevilla han tenido que ser ingresadas por casos de rabdomiólisis severa.

Pero…

¿Qué es la rabdomiólisis?

¿Cómo sé si tengo rabdomiolisis?

¿Por qué ocurre esto?

¿Si tengo un Compex o un Globus, me puede pasar?

¿Es mayor el perjuicio de la rabdomiolisis que el beneficio que me puede dar el electroestimulador?

¿Se puede evitar de alguna manera la rabdomiólisis y entrenar con electroestimulación?

¿La rabdomiolisis solamente se produce con la electroestimulación?

Muchas preguntas, ¿verdad?

Como much@s de vosotr@s me preguntáis cada día si es seguro el entrenamiento que os he preparado, voy a intentar de ir aclarando una a una todas estas cuestiones para que te quedes totalmente tranquil@ y tengas la certeza y seguridad completa de que si estás en mis manos y sigues mis indicaciones en cuanto a entrenamientos propuestos o consejos que tengo en el blog, no vas a tener ningún tipo de problema con la electroestimulación y la rabdomiolisis.

Primera pregunta; ¿Qué es la rabdomiólisis?

La rabdomiólisis fue descrita por primera vez en los bombardeos de Londres en 1941. Personas heridas o no heridas que realizaban grandísimos esfuerzos “in extremis” para socorrer a sus vecinos y familiares, tratando de sacarlos de los escombros en el menor tiempo posible. Una contrareloj en la que la vida estaba en juego. No se podía parar. Después de horas y horas de trabajo agotador, los supervivientes que ayudaron a sacar personas de los escombros presentaron los primeros casos descritos de rabdomiólisis. Los médicos anotaron y conocieron los primeros mecanismos de esta enfermedad.

Por lo tanto, si comenzamos desde el principio, la rabdomiólisis no es una enfermedad exclusiva de la electroestimulación. La puede sufrir cualquiera que se exponga a un trabajo muscular extremo sin una preparación adecuada, como puede ser una maratón, una marcha ciclista muy dura, estar caminando horas y horas por la montaña, un par de horas de escalada, un duro entrenamiento de Crossfit…

La rabdomiólisis no es otra cosa que el deterioro o la destrucción de fibras musculares debido a un trabajo extremo (entrenamiento, salvar la vida como en guerras o terremotos, un ejercicio para el que no estás preparad@ o una sesión de electroestimulación extrema) Esta destrucción muscular extrema libera en el cuerpo una sustancia que se llama creatina-fosfocinasa (CPK)

¿Y qué es la CPK?

La creatina-fosfocinasa (CPK) se encuentra en el cerebro, en el corazón y en los músculos. Es un buen “ chivato” que indica por ejemplo que es posible que haya una lesión en el corazón. Una CPK elevada tras un análisis de sangre puede avisar a los médicos de que hay riesgo de sufrir un infarto cardiaco.

Cuando haces un gran esfuerzo muscular, la CPK se eleva. Como he dicho antes, es un “ chivado” que está indicando que hay destrucción muscular en tu cuerpo. Cuando tu organismo percibe esta señal, automáticamente comienzan a activarse los sistemas de recuperación muscular, pero si la CPK es muy elevada porque el daño muscular ha sido extremo, entonces es cuando pueden venir los problemas.

¿Sabes quién utiliza mucho este chivato para saber si el deportista tiene que descansar?

Por supuesto todos los profesionales del deporte utilizan el valor CPK para saber si se está en un momento óptimo de forma, si se puede apretar algo más en la preparación, o si se está pasado de entrenamiento o competiciones, pero desde no hace mucho tiempo, los equipos de fútbol de la primera división tienen siempre controlado este valor en sus jugadores. Aquellos que llevan varias semanas con la CPK más alta de lo normal, le dan rotación para que descansen. De esta manera se evitan lesiones y el músculo recuperar del todo. Tras unos días o unas semanas de descanso, cuando la CPK vuelve a sus valores normales, el deportista puede retornar a la competición con total normalidad y con la máxima frescura que da el tener la musculatura recuperada y sobre todo, con su máximo potencial En este caso se utiliza como un “ marcador de fatiga”.

Esto también lo puedes hacer tú con tu médico. Si llega un momento en el que no te encuentras fresc@, haces deporte con una gran sensación de estar cansad@ y has perdido la chispa, pide a tu médico un análisis y que te indiquen cómo tienes las CPK. Si llevas mucho tiempo haciendo deporte y sin parar, seguro que los valores aparecen alterados.

Si las tienes muy altas, con 10 días de descanso total será suficiente para que las CPK bajen y la frescura muscular vuelva.

Entonces, sabiendo todo esto…

¿Cómo sé si tengo rabdomiólisis?

En el siguiente artículo te cuento sobre cómo saber si tienes rabdomiólisis, sobre cuáles son sus síntomas.

Sé Feliz

Pedro García

Share on Facebook22Tweet about this on Twitter0Share on Google+2Pin on Pinterest4Share on LinkedIn2