Comprar un electroestimulador, un gasto o una inversión

Comprar un electroestimulador. Un gasto o una inversión

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn

Comprar un electroestimulador hoy en día podría parecer un lujo, pero… ¿Es un gasto o una inversión?

Uno de los principales frenos que para a un individuo o a una familia a la hora de comprar un electroestimulador es la inversión a realizar. No todo el mundo tiene la capacidad de invertir 150€ o 400€ con los tiempos que corren.

Muchas personas me hablan del gasto que supone el comprar un electroestimulador, pero yo les digo que cambien la palabra gasto por la palabra inversión. Cuando se compra un electroestimulador se está haciendo una inversión.

Te explico por qué comprar un electroestimulador no es un gasto.

Comprar un electroestimulador es una inversión para toda la familia ya que lo pueden usar todos.

Comenzando por el abuelo o la abuela: Pueden usar programas de Remusculación para fortalecer los músculos que con la edad y con el sedentarismo se han ido perdiendo. También lo pueden usar para aplicar masajes en los músculos o zonas del cuerpo que van doliendo por la artrosis. Por supuesto se puede aplicar masajes específicos para facilitar el retorno de la sangre, mejorando de esta manera la circulación en las piernas.

Para   la mamá: Puede usar programas para subir los glúteos y volver a tener un “culito subido” o para trabajar con programas específicos la zona abdominal o facilitar el drenaje de las cartucheras. Incluso para subir el pecho. Algunos electroestimuladores traen programas para las arrugas de la cara y del escote. También se puede usar para los dolores de cervicales y las contracturas de la espalda y la sensación de piernas pesada que deja un duro día de trabajo. Un masaje antes de dormir y vas como nueva a la cama.

Para el papá: A todos los hombres nos gusta tener unos brazos fuertes y musculados. Se puede tonificar y fortalecer cualquier músculo del cuerpo, esculpir y definir los abdominales, mejorar la fuerza y la resistencia en las piernas para el partido del fin de semana, el paseo por la montaña o la vuelta en bicicleta con los amigos. También para los dolores que con la edad van saliendo como pueden ser lumbagos, dolores de espalda, contracturas, dolores de ciática o epicondilitis.

Para el nene o la nena de la casa: Si es pequeño y tiene menos de 15 años, le vendrán genial los masajes tras el partido de fútbol del fin de semana, o para calmar el dolor en las rodillas que algunos niños tienen cuando están en la etapa de crecimiento, o simplemente para aplicarle un suave masaje relajante antes de irse a dormir. Recuerda que no es conveniente aplicar programas de entrenamiento a los niños cuando están en la etapa de crecimiento como vimos en este artículo.

https://www.electroestimulaciondeportiva.com/pueden-los-ninos-hacer-electroestimulacion-con-electroestimulador

Ya ves que un electroestimulador tiene multitud e infinidad de aplicaciones para toda la familia, desde tratar dolores hasta el incremento de la fuerza o la masa muscular.

Así que la próxima vez que pienses que comprar un electroestimulador es un gasto, recuerda este artículo y la cantidad de posibilidades que ofrece un electroestimulador para ti y tu familia.

 

Sé feliz

Pedro García

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn