compex calentamiento y vuelta a la calma en https://www.electroestimulaciondeportiva.com/

Entrenamiento de electroestimulación; fase calentamiento y vuelta a la calma. Cuándo hacerla y cuándo quitarla

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1Pin on Pinterest4Share on LinkedIn0

Si eres asiduo lector de https://www.electroestimulaciondeportiva.com  habrás notado que frecuentemente recomiendo eliminar la secuencia de calentamiento de los programas de trabajo a la hora de realizar un entrenamiento de electroestimulación .

Para los que son nuevos o todavía no lo tienen claro, el ciclo de un programa de trabajo de electroestimulación se divide en tres fases:

Fase de calentamiento: Es la parte inicial del programa de trabajo. Notamos unos espasmos suaves en el músculo que nos ayudan a calentar. La finalidad de la fase de calentamiento no es otra que preparar el músculo para el trabajo.

Fase de trabajo: Esta es la parte principal de los programas de entrenamientos. Son contracciones fuertes a distintos hercios, según el programa que estemos aplicando, que es la que hace trabajar al músculo. Dentro de la fase de trabajo tenemos la fase de contracción y la fase de relajación o descanso. Según el programa utilizado, una será más larga que la otra o al revés.

Fase de vuelta a la calma: Es la última fase del programa. Las sensaciones son muy similares a la primera parte del programa, al calentamiento. La finalidad de esta fase es devolver a los músculos al estado de reposo poco a poco con un pequeño y agradable masaje tras el trabajo o entrenamiento de electroestimulación.

Normalmente, en según qué entrenamientos recomiendo eliminar la fase de calentamiento y vuelta a la calma. El motivo es muy sencillo.

Acortar el tiempo que estás con los cables puestos.

Por ejemplo, un sencillo programa como el de “Fuerza Resistencia” tiene:

Calentamiento: 2 minutos

Trabajo: 13 minutos:

Vuelta a la calma: 3 minutos

Si  estás haciendo un ciclo de entrenamiento semanal para incrementar la fuerza resistencia de tres veces a la semana en los cuádriceps, lunes – miércoles – viernes, quitando la fase de calentamiento y vuelta a la calma son 15 minutos los que ahorras a lo largo de la semana. Parecen pocos, pero cada semana 15 minutos, es mucho tiempo.

Mi objetivo es hacer atractiva la electroestimulación a todas las personas, y para que algo sea atractivo ya sabes el dicho de “ lo bueno si es breve, dos veces bueno

Podrías pensar que el hacer un ejercicio sin calentar es malo e incluso peligroso para los músculos, pero en este caso no es así ya que la electroestimulación está parametrizada para que sea totalmente segura para el músculo. No hay riesgo de rotura cuando trabajas con la electroestimulación, a no ser que ese músculo tenga ya una lesión y esté propenso a romperse. La rampa de acenso, los hercios aplicados, el tiempo de contracción, el ancho de impulso, la rampa de descenso…  todo está calculado para conseguir que el músculo trabaje con total seguridad.

Hay que buscar fórmulas para que las personas que son poco constantes encuentren buenos resultados pronto y de esta manera queden enganchados a esta fantástica forma de entrenar que es la electroestimulación. Acortar el tiempo es una de esas maneras.

Si tú eres constante, sabes que la electroestimulación te aporta buenos resultados y no te importa echar un ratito más, te recomiendo que siempre que puedas utilices la fase de calentamiento y de relajación para efectuar tus entrenamientos. De esta manera podrás tener una electroestimulación mucho más cómoda y por supuesto más efectiva, ya que podrás subir más intensidad con mayor facilidad, y eso al final se traduce en mayores y mejores resultados.

Sé feliz

Pedro García

Share on Facebook0Tweet about this on Twitter0Share on Google+1Pin on Pinterest4Share on LinkedIn0