mejora tus puntos debiles fufente sxc.hu

Compensa tus puntos débiles con electroestimulación

¿Te vas a gastar un dineral en un buen electroestimulador solamente para masaje? No te confundas y sácale más partido al 100%.

Tenía ganas de crear este artículo y por fin ha llegado su momento.

Después de tantos años creando artículos y hablando sobre ello… todavía hay personas que quieren comprar el electroestimulador ¿solamente para masaje y descargar?… Siempre dicen que tienen suficiente con lo que entrenan y solamente lo quieren para recuperar (te diré una cosa y que no se entere nadie. Si tuvieran suficiente con el entrenamiento, no se lesionarían ni tendrían tendinitis ni problemas musculares, ni contracturas ni sobrecargas, pero no se lo vayas a decir a nadie… queda entre nosotros…)

Ok. Tienes ya tu electroestimulador “solamente para masajes”. No quieres entrenar con el porque tienes suficiente con tu rutina diaria. Perfecto. Lo usas solamente para masaje.

Te voy a proponer algo nuevo que va más allá del simple entrenamiento.

¿Qué te parece si utilizas tu electroestimulador para hacer tus puntos débiles más fuertes?

En un artículo anterior de www.deporteysaludfisica.com en el que hablaba del eslabón más débil de tu preparación física, https://www.deporteysaludfisica.com/el-eslabon-mas-debil-de-tu-preparacion/ te contaba que tú eres tan fuerte como lo es tu punto más débil.

Si tienes una pierna que está limitada por un dolor en la rodilla, vas a ser tan fuerte como ese dolor te permita serlo.

Si tienes un problema lumbar, vas a ser fuerte hasta que esa molestia o problema te quede bloquead@.

Si tienes un pinchazo en un gemelo, una contractura, una sobrecarga en el sóleo, vas a ser tan fuerte hasta que ese problema te permita serlo.

Es decir, por mucho que entrenes tus puntos fuertes, si no eres capaz de hacer que tus puntos débiles cada vez sean más fuertes, el entrenamiento tradicional se te va a quedar siempre corto.

Un ejemplo:

Un jugador de fútbol. En muchos casos de futbolistas que he entrenado, la rodilla que siempre le da más problemas de lesiones o sobrecarga, la que se queja más, es la que no usa para chutar con la pelota. Suele ser la pierna más débil.

Si se es diestro el futbolista, la zurda es en muchos casos la que le da más problemas y viceversa.

¿Cuál crees que puede ser el motivo de esta debilidad?

Cuando se juega a fútbol, la pierna más usada para dar con fuerza a la pelota utiliza el cuádriceps en esa acción. Es un gesto explosivo que genera mucha fuerza y además, se repite bastantes veces en los entrenamientos y en los partidos. Esto hace que ese cuádriceps vaya cogiendo fuerza entrenamiento tras entrenamiento, partido tras partido. Un cuádriceps fuerte hace que la rodilla esté más estabilizada. La pierna que no se utiliza para dar fuerte a la pelota, tiene el cuádriceps un poquito menos desarrollado. Esa pierna se utiliza nada más que para realizar algún pase corto y para correr. En estos casos no se fortalece de igual manera la rodilla ya que cuando se corre, el grupo muscular que trabaja y se hace más fuerte es el isquiotibial.

Por este motivo la pierna que menos trabaja, la que menos se usa, normalmente es la que más se lesiona.

Un tenista o un jugador de pádel le puede suceder igual pero con la parte de la espalda contraria al brazo que usa para jugar, por ejemplo, si es diestr@ y juega con la derecha, la parte izquierda de la espalda es la que más se queja. Esa parte izquierda solamente la mueve cuando va a realizar el saque; realiza el gesto de recoger la pelota del suelo, botarla y poco más. Si este deportista no complementa el pádel con el gimnasio o la natación, la parte izquierda de la espalda poco a poco va perdiendo el tono muscular y sin saber por qué, se le contractura y le molesta más que la derecha.

En estos casos también puede ser muy útil la electroestimulación, para compensar esos músculos que de manera voluntaria no se fortalecen. De esta manera, tus puntos débiles los vas haciendo cada día más fuertes, por lo que tu limitación al esfuerzo a causa del dolor, de la contractura, de la sobrecarga, cada vez será menor. Sin hacer un gran esfuerzo, estás consiguiendo mejores resultados. 

Programas sencillos como el tonificación o el fuerza resistencia pueden ayudarte a conseguir mejorar el rendimiento de tus puntos más débiles, por supuesto alternados con descontracturante o capilarización.

La electroestimulación te ayudará a compensar tus músculos más débiles, los que antes se cansan, los que primero se bloquean y lesionan. Entrenando una o dos veces por semana, nos aseguramos que ninguna pierna sea la mala, de que ninguna parte de la espalda duela más de la cuenta. Estamos trabajando para ser más completos, más eficientes, mejores en nuestro deporte.

Un electroestimulador es mucho más que una simple máquina de masajes. No lo infra-utilices.

Sé Feliz

Pedro García