Epicondilitis y tratamiento con electroestimulación

Epicondilitis y electroestimulación

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInShare on Whatsapp

Más conocido como el codo de tenista o codo de golfista, la epicondilitis es una patología que provoca un dolor en la cara externa del codo. La epicondilitis está provocada por tensiones mantenidas o por sobreesfuerzos repetidos tales como jugar al tenis, jugar al golf, atornillar y desatornillar manualmente, golpear una y otra vez… y puede afectar a cualquier persona. No hace falta ser tenista ni golfista para tener epicondilitis. Jardineros, carpinteros, músicos, mecánicos, amas de casa, zapateros, carniceros… Cualquiera puede padecer en algún momento de su vida esta molestia.

Para aliviar el dolor que provoca la epicondilitis te voy a explicar qué programas de electroestimulación utilizar y con qué frecuencia. Recuerda tomar reposo durante el tiempo que dure el tratamiento y si no puedes realizar reposo, al menos colócate un brazalete para la epicondilitis. De esta manera estarás repartiendo el trabajo del músculo y tendón y estarás aliviando de tensión a la zona afectada.

Si tu electroestimulador tiene el programa “Epicondilitis no tendrás problema. Utilízalo por 10 días seguidos.

Si tu electroestimulador no dispone del programa Epicondilitis, utiliza esta secuencia de programas:

Utiliza el programa TENS en la zona afectada hasta que desaparezca el dolor.

Un dato muy importante. Si después de utilizar el programa TENS y aplicar reposo en la zona no mejora el dolor, por favor acude a tu médico. El mejor que nadie sabrá valorar la situación y dar solución.

Si el tratamiento con electroestimulación te está funcionando, una vez que el dolor sea más liviano y tengas recuperada la zona, aplícate el programa Antidolor” o “Endorfínico en el antebrazo para fomentar la circulación sanguínea y ayudar a regenerar la zona. Este programa realízalo por 15 días. Recuerda que es un masaje y no tiene que doler.

Dos veces a la semana una vez que estés recuperado, realiza el programa Fuerza” por 10 minutos. Este entrenamiento realízalo por un mes. Verás cómo la zona vuelve a coger tono muscular y ya no se lesiona tan fácilmente como lo hacía antes.

Recuerda utilizar un brazalete para epicondilitis durante el tiempo que realizas el tratamiento (no mientras realizas la electroestimulación, sino en tu día a día). Esto aliviará mucho la tensión en la zona afectada y facilitará la recuperación. También es importante aplicar hielo al menos un par de veces al día y realizar estiramientos del antebrazo por dos veces al día. Esto ayudará y mucho a acelerar la recuperación de la epicondilitis .

Un dato muy importante. Los pelos y los parches no se llevan muy bien. Si tienes mucho vello en el brazo sería conveniente que te los rasuraras al menos mientras que dura el tratamiento. De esta manera tendrás sesiones de electroestimulación confortables y evitarás picotazos en la zona.

Estoy seguro que con este entrenamiento de electroestimulación mejorará tu epicondilitis.

Cuéntanos qué tal te ha ido el tratamiento.

Estamos en contacto.

Sé Feliz

Pedro García

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInShare on Whatsapp