Compex mas bici. Compex más voluntario

Entrenamiento de electroestimulación para no perder la forma en vacaciones (video)

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInShare on Whatsapp

En vacaciones se pierde un poquito la forma… o no… Conoce cómo entrenar en vacaciones con un electroestimulador para no perder la forma.

Si quieres mantener la forma mientra estás de vacaciones, este entrenamiento te ayudará a llegar en muy buenas condiciones a la vuelta de tu descanso.

Supongo que a mí como a todo el mundo, me encantan las vacaciones. Tiempo de desconexión y relax que regenera cuerpo y mente. Aunque si eres deportista y te apasiona tu deporte, cuando estás de vacaciones no relajas del todo tu cabeza. Una parte de tu pensamiento está recordando a los compañeros, en cómo estarán haciendo entrenamientos de calidad, en cómo estarán manteniendo o subiendo su estado de forma mientras que tú lo echas a perder con los pescaítos fritos, los tintos de verano, los cubatas de por la noche y más cosas que todos hacemos en vacaciones…

Cuando llegas de tus vacaciones y te enfrentas al primer entrenamiento… Buffff, parece que has estado años sin entrenar. Los músculos han quedado como dormidos, no reaccionan igual, hay algo más de grasa en la barriga que cuando te fuiste, el pulso va por las nubes… ¿Te suena?

Por suerte la electroestimulación puede ayudarte a no perder mucho el estado de forma durante las vacaciones. Te cuento un entrenamiento que yo hago y que te dará a ti muy buen resultado.

Si las vacaciones duran una semana, entreno con electroestimulación de dos a tres veces y siempre por encima de mi umbral normal.

Yo hago cuádriceps a 400 energías normalmente con Compex. En vacaciones he hecho Lunes y Viernes Compex pero en 550 con el programa Fuerza Resistencia en cuádriceps. El motivo está claro. Es una semana en la que los músculos no van a hacer nada. Estarán todo el día tumbados en la playa o entrando en el agua y saliendo. No harán ejercicio intenso. Por eso les doy tanta caña. Siempre por la mañana temprano para que no interfiera en el sueño porque esa intensidad es muy alta. De esta manera tengo todo el día para recuperar.

Cuando por la mañana me iba a la playa, entraba las piernas en el agua. Evidentemente, a las 11.30 el agua estaba helada, y más en Huelva. Esto me venía bien porque el frío me atenuaba el dolor y me daba buenas sensaciones.

Este mismo entrenamiento lo volví a repetir el Viernes. Misma intensidad y misma hora a la playa. Las piernas estaban doloridas y no estaba cómodo, pero el agua fría me calmaba.

El lunes cuando llegué de vacaciones, las piernas estaban duras. Ese día no hice nada.

El martes salí a dar una vuelta en bici para reactivar la musculatura después de una semana parado. Iba con fuerza, pero todavía no estaba recuperado.

El miércoles descansé

El jueves volví a salir para seguir recuperando las sensaciones y haciendo que las piernas fueran volviendo a la rutina del pedaleo. Ya iba con mejores sensaciones.

El viernes no salí

El sábado sacamos 35.4 km/h de media en 100 km con 950 metros de acumulado. De 60 que íbamos en el grupo sólo quedamos 5.

El domingo sacamos 34.7 km/h en 98 km. Llegamos 4 destacados a la parada intermedia, y entre ellos yo.

Todos se preguntaban si realmente había estado de vacaciones porque no era normal que después de 9 días sin tocar la bici, hubiera aguantado tanto.

Realmente me sentía muy bien. Muy descansado y con ganas. Con las piernas muy fuertes y sensación de ir a más, de no cansarme y de recuperar rápido. Eso sí, el pulso iba muy rápido, pero las piernas respondían a la perfección.

Ya la semana siguiente, el martes volví a mi rutina habitual, a mis 400 con el Compex.

Este sería un entrenamiento para una semana. Para dos semanas, pues la misma rutina la segunda semana, pero piensa que a partir del día 10 el corazón ya no va igual. Se pierde algo de estado de forma. Habría que hacer más largo el periodo de vuelta a la actividad para que no sufriera mucho tu corazón y tus pulmones.

Por supuesto que en vacaciones no abusé ni del alcohol ni de las comidas “poco saludables”. Esto también favoreció la recuperación ya que si me hubiera pasado con la alimentación, es posible que la vuelta a la normalidad no hubiera sido tan exitosa.

Cuidado si no has entrenado todo el año con tu electroestimulador. En vacaciones hazlo a un nivel que notes que tus músculos trabajan, sobre 80 – 100 energías o 35 miliamperios, no sea que te pases y tengáis las vacaciones…

Ya sabes amigo, cuando estés de vacaciones, entrena con tu electroestimulador un poquito por encima de lo normal. Así tus músculos tendrán fuerza y tensión al volver a la rutina habitual. Y no te preocupes por el sobreentrenamiento, que en la mayoría de los caso es algo psicológico. Mientras tu mente descansa, tus músculos están preparados para la vuelta a la rutina. Tus colegas van a flipar.

Mira este video de Kilian Jornet. El usa también el electroestimulador para entrenar. Si lo hacen los buenos y les funciona… a nosotros también nos vendrá bien.

Sé Feliz

Pedro García

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedInShare on Whatsapp