Electroestimuladores compex y el pitido

Electroestimuladores Compex y el dichoso pitido. Cuándo hacer caso y cuándo no

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn

Algunos electroestimuladores Compex tienen un pitido que si no sabes para qué sirve, puede resultar molesto. Te cuento cómo interpretar ese pitido.

Cuando trabajas con un  electroestimulador Compex como puede ser un Energy, un Mi Sport, un Mi Fitness, un Performance… de vez en cuando suena un pitido. Tanto si es en masaje como en un ejercicio de fuerza, el dichoso pitido suena frecuentemente. Cada dos minutos está pi, pi, pi, pi…

Bueno. Esto tiene fácil solución. Dejas el dedo 5 segundos anclado en el botón de encendido y llegarás a la configuración del  Compex. Te vas a sonido y le das a apagar. Lo pones en OFF.

Problema resuelto. Ya no te molestará el dichoso pitido. A grandes males, grandes soluciones.

Esta sería la solución más drástica, pero no la mejor de todas.

Si miramos las instrucciones, esta nos dice que ese pitido te recuerda frecuentemente que tienes que subir la intensidad. Es una señal aviso para que no te relajes y le des caña al electroestimulador, pero claro, si estás trabajando en 200 unidades de energía y de repente suena el pitido para que subas la intensidad… ¿Le hacemos caso o no?

O si estás dándote un masaje por ejemplo de capilarización después de haber hecho un duro entrenamiento o una competición, y escuchas el pitido… ¿le hacemos caso o no?

-Cuándo no hacer caso al pitido del electroestimulador Compex .

En los Masaje casi nunca hay que hacer caso al pitido del electroestimulador. Y digo casi nunca porque por ejemplo cuando estás utilizando un TENS muy suave, la musculatura se adapta. Si subes un poquito más pasado unos minutos, como 3 ó 4 unidades de energía, puedes seguir sintiendo las “caricias” del TENS todavía sin que aparezca la contracción muscular. En este caso es bueno hacer caso al pitido del electroestimulador Compex. Te recuerda que subas un poquito.

Para el resto de los casos, en masajes es mejor no hacer mucho caso al pitido del Compex a no ser que estés por debajo de las indicaciones del Mi Range o que las intensidades utilizadas sea muy pero que muy bajitas. Un ejemplo claro de cuánto no hay que hacer caso al pitido del compex sería en un masaje de capilarización después de un entrenamiento duro. Si tienes experiencia con estos masajes después del entreno, sabrás que relajan, pero si te pasas de intensidad, hacen daño y molestan bastante.

En masajes, como norma general es mejor no hacer caso a este pitido.

-¿Cuándo hacemos caso al pitido del electroestimulador Compex?

En los entrenamientos. Aquí sí que tenemos que hacer caso a los pitidos del electroestimulador Compex, pero ojo, con cuidado. Esto le viene muy bien especialmente a todos aquellos que comienzan a introducirse en el mundo de la electroestimulación.  Cuando se comienza a trabajar con la electroestimulación, se hace con intensidades muy bajas. Para que el entrenamiento sea efectivo, es bueno hacer caso a estos pitidos que produce el Compex y cada dos minutos subir uno poquito la intensidad, aunque sean cinco energías.  En este periodo de tiempo que hay entre pitido y pitido (unos dos minutos), notarás que el músculo se ha adaptado a la intensidad que le envía el electroestimulador. Cuando subes esas cinco nuevas energías, vuelves a notar que el músculo se contrae bastante (para algunas personas pueden ser mucho cinco energías. Si ese es tu caso, sube de dos en dos o de tres en tres energías cada vez que suene el pitido) Así, subiendo poquito a poco cada vez que tu electroestimulador Compex te avisa, te aseguras que el avance y la progresión serán efectivos en ese entrenamiento.

Pero cuidado, no siempre hay que subir. Cuando llegamos a nuestro tope hemos de quedarnos ahí. Si seguimos subiendo, puede llegar el caso de que nos pasemos y nos hagamos daño. Es muy importante conocer cuál es tu tope de entrenamiento. Sólo un buen asesoramiento o mucho tiempo de experiencia te darán la clave de este número, saber hasta dónde tienes que subir para no quedarte ni demasiado corto ni demasiado largo.

Para los primeros días, es bueno quedarse en intensidades agradables y bajas. Poco a poco hay que ir subiendo al ritmo del pitido para que nuestro entrenamiento vaya progresando.

El pitido de tu electroestimulador Compex es como tu Coach que te dice “ eh, no te duermas que tenemos que darle caña a esto

Sé Feliz

Pedro García

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn