Si tienes poco tiempo para entrenar, la electroestimulación te ayuda a estar fuerte

Así puedes mejorar tu fuerza y resistencia con electroestimulación si tienes poco tiempo para entrenar

Si no tienes tiempo para entrenar de lunes a viernes, el ejercicio voluntario que realizas el fin de semana no es suficiente para conseguir la mejora muscular que estás buscando.

Un ciclista o un runner que no puede entrenar entre semana y solamente sale sábado y domingo, difícilmente podrá mejorar su fuerza o resistencia muscular.

¿Y si te dijera que la electroestimulación te puede ayudar a conseguir más resistencia y más fuerza, solamente dedicando 20 minutos al entrenamiento?

La electroestimulación es un complemento perfecto a tu actividad física y/o deportiva que te ayudará a mejorar tus rendimiento muscular

La fuerza y la resistencia son las cualidades más importante que tus músculos deben tener.

Esto te lleva a una regla de tres directa; cuando tus músculos están más fuertes, te cansas menos y recuperas mejor y más rápido.

Pero ojo, si tienes poco tiempo para entrenar y usas el electroestimulador solamente para descargar, haz de saber que los masajes no te sirven para ganar más fuerza, ni para conseguir mas resistencia.

Si tienes poco tiempo para entrenar y usas el electroestimulador solamente para dar masaje pensando que así vas a mejorar tu fuerza y tu resistencia… vas por mal camino.

Te cuento por qué.

Ejemplo de cuando tienes poco tiempo y utilizas la electroestimulación solamente para recuperar y tu objetivo es mejorar tu FUERZA y RESISTENCIA

Cierto es que uno de los puntos fuertes de la electroestimulación es el masaje, pero te voy a llevar a un extremo contándote una historia.

El deportista de fin de semana frustrado

Había una vez un deportista que solo podía salir el fin de semana a entrenar.

Salía con su grupo de amigos los sábados y domingos a practicar su deporte favorito pero no se sentía del todo feliz. Mientras los demás tenían la oportunidad de entrenar durante la semana, él no tenía tiempo debido a su trabajo. Hacía lo que podía en el gimnasio y en casa por la noche al salir de trabajar pero no le daba buen resultado y prueba de ello eran las salidas de cada fin de semana, que se convertían en un martirio para él.

Mientras que los demás disfrutaban, se lo pasaban bien, hacían bromas y estaban más fuertes que él, nuestro amigo lo pasaba fatal. Incluso le cambiaba el humor y no encajaba bien las bromas.

Se sentía frustrado al ver que todos estaban más fuertes que él.

Deseando que llegara el sábado para hacer su deporte favorito, nuestro amigo se levantaba bien temprano para preparar su completo desayuno. Se vestía, calentaba bien para evitar cualquier tipo de lesión durante el entrenamiento e iba al punto de salida.

Todo era perfecto hasta que comenzaba el entrenamiento.

Mientras los demás iban charlando, a nuestro deportista le costaba hasta respirar y no bajaba de 155 de pulsaciones. Tenía que hacer mucho esfuerzo para seguir a sus compañeros de entrenamiento que aparentemente apenas se cansaban. Cuando llegaba el momento del máximo esfuerzo, se quedaba. Se tenía que abrir para que pasara el siguiente porque no podía continuar ese ritmo.

Quemazón en los músculos, dolores de piernas… hasta que explotaba.

Por mucho que se esforzaba, era imposible seguir el ritmo del grupo. Cada entrenamiento era agotador y acaba muscularmente muy tocado.

Cuando llegaba a casa, cogía su electroestimulador pensando que este iba a hacer milagros con su forma física. Se ponía un programa de masaje y claro, en el momento se encontraba mejor. Y lo volvía a repetir pensando que ese alivio momentáneo le ayudaría a ir más rápido al día siguiente.

Pero antes de la salida del domingo, el sábado por la tarde había otra salida al centro comercial con su pareja.

Varias horas caminando por el centro comercial, entrando en tiendas, parando frente a escaparates… y después cena con los amigos. Y claro, como las piernas venían de darse un «calentón» por la mañana, los gemelos a última hora de la tarde los tenía duros como piedras.

Y el domingo… otra salida con el grupo… otra paliza…

Las piernas duras como maderos y doloridas desde salida. Así empezaba el domingo.

Al final del entrenamiento otra paliza con sus amigos, y otro rato de frustración en su mente porque de nuevo se había quedado del grupo en los primeros cambios de ritmo.

Lo único que le consolaba es que había dos o tres compañeros en su misma situación, que se quedaban en los primeros cambios de ritmo y que no podían aguantar al grupo.

Afortunadamente con ellos hacía grupeta y por lo menos no se quedaba solo.

El domingo por la tarde está destrozado.

Y el lunes comienza la semana.

Sin tiempo para entrenar entre semana por culpa del trabajo, esta es la rutina que sigue una vez finaliza su jornada laboral:

Lunes. Cansado del palizón del fin de semana y todavía con las piernas duras, utilizaba un programa de capilarización y el TENS porque había leído por ahí que era bueno.

Como el dolor de piernas del fin de semana le duraba al menos 3 días, seguía usando el electroestimulador también martes y miércoles para dar masaje y calmar el dolor pensando que si no había dolor, sus músculos estarían en mejores condiciones para la salida del fin de semana.

Pero cuando llegaba el sábado y el domingo, seguía todo igual.

Masaje con electroestimulación vs entrenamiento con electroestimulación

El masaje con el electroestimulador relaja tus músculos pero no te hace más fuerte

Te hago una pregunta.

¿Crees que el masaje del sábalo hizo que las piernas de nuestro amigo estuvieran más fuertes y mejor preparadas para el entrenamiento del domingo?

Claro que no. Igual que los masaje que se da entre semana.

En una escala de 0 a 100 en la que 0 es ausencia total de dolor y 100 es tener los músculos totalmente molidos, la fatiga de este deportista estaría valorada de la siguiente manera.

El sábado tras el entrenamiento 75 puntos. Está bastante fatigado pero no agotado. Las piernas muy cargadas y duras pero al día siguiente piensa que seguramente estará mejor.

Pero el domingo (que ha habido otra paliza porque el grupo está muy fuerte) la escala de dolor una vez finaliza la ruta se va por encima de los 90 puntos. Está totalmente molido y agotado y sus músculos los tiene tan tensos, contracturados y contraídos que están al límite de una rotura muscular. Tiene tanto dolor que piensa que si tuviera que salir el lunes a entrenar, sería imposible.

El masaje del electroestimulador sí que te ayudará a bajar la tensión muscular, pero no hará tus músculos más fuertes.

¿Sigues pensando que el masaje del sábado quitó los dolores a este deportista para que el domingo pudiera rendir mejor?

Cuando los músculos están poco entrenados, realizar un masaje tras un esfuerzo calma el dolor muscular en el momento ya que al aumentar el flujo sanguíneo y la llegada de nutrientes a los músculos fatigados, se produce un efecto analgésico y antiinflamatorio inmediato.

Pero un masaje no puede hacer gran cosa para mejorar el rendimiento de unos músculos débiles ya que estos no están preparado para el esfuerzo.

Por mucho masaje que des a unos músculos débiles, no vas a conseguir mejorar su rendimiento. Los masajes no fortalecen los músculos, los masajes relajan los músculos.

Por eso siempre digo que los masajes están bien para recuperar y descargar la musculatura, pero si únicamente usas masajes con tu electroestimulador y no entrenas tus músculos (con voluntario o con electroestimulación) no vas a mejorar y seguirás sufriendo mientras ves a los demás cómo se alejan sin fatigarse.

Un masaje no crea más fuerza pero ayuda a recuperar mejor cuando los músculos están fuerte

Un masaje descarga tus músculos en el momento de su aplicación, reduce su tensión y baja la inflamación, pero no te da más fuerza.

Si tus músculos están débiles, el masaje no te hará estar más fuerte.

Sin embargo si tienes una buena base de fuerza, aplicar masajes para tener los músculos descargados te ayudará al día siguiente rendir mejor, a poder entrenar más y mejor.

Pero tienes que estar entrenado. Si no estás fuerte, un masaje y otro y otro no pondrá tus músculos en mejores condiciones.

Si tus músculos no están preparados los masajes no te darán más fuerza.

Y luego está el riesgo de elegir mal los masajes según el momento de la temporada en el que estés, pero bueno, si tienes los músculos débiles, esto de elegir mal el masaje debería de ser la menor de tus preocupaciones.

Esto ya es algo más enfocado a los deportistas que están en forma y casi exclusivamente usan el electroestimulador para masaje.

Gestiona bien el uso de los masajes o arruinarás tu temporada

La capacidad de ganar fuerza y de mejorar entrenando solo el fin de semana, es nula

Si de lunes a viernes no tienes tiempo para entrenar y necesitas mejorar tu fuerza y resistencia, no se puede incrementar el rendimiento muscular entrenando nada más que el fin de semana.

Por mucho que entrenes, por muchas series que hagas, por mucha intensidad que apliques, si no recuerdas la FUERZA o la RESISTENCIA durante la semana, tus músculos van a perder toda ganancia conseguida el fin de semana.

Por eso es muy difícil que un deportista que solamente entrena el fin de semana pueda conseguir un aceptable estado de forma. Y por aceptable me refiero a que pueda seguir al grupo sin un elevado sufrimiento continuo y una fatiga extrema en cada entrenamiento.

El deportista que utiliza la electroestimulación como complemento

Vamos a contar de nuevo la historia con este mismo deportista pero haciendo un par de cambios.

Antes de tener un electroestimulador solamente entrenaba el fin de semana. Paliza el sábado y paliza el domingo.

Se compró un electroestimulador y empezó a darse masajes el sábado y el domingo tras el entrenamiento pero el problema continuaba.

No tenía fuerza para aguantar a sus compañeros de entrenamiento y se quedaba cuando el ritmo era elevado. Esta situación le creaba mucha frustración.

Es cierto que las piernas las sentía mejor cuando se daba el masaje, pero eso no le daba más fuerza ya que se seguía igual de cansando tras los entrenamientos debido a que no tenía tiempo para entrenar durante la semana.

Usaba los masajes del electroestimulador de lunes a viernes pero… ¿Para qué quieres relajar un músculo que no tiene fuerza?

Los masajes siempre vienen bien pero insisto, un masaje no hará tus músculos más fuertes ni más resistentes.

Usar el electroestimulador solamente para dar masajes no hará que tus músculos se vuelvan más fuertes

Este mismo deportista cambió su paradigma

Entre semana comenzó a utilizar el eletroestimulador para entrenar y mejorar sus músculos.

Por ejemplo un programa de Resistencia de una a dos veces por semana.

Sus fibras lentas empezaron a ser más eficientes.

¿Qué consiguió en pocas semanas utilizando este programa en comparación a lo que hacía antes?

Comenzó a sentir cosas diferentes después de utilizar el electroestimulador como complemento al entrenamiento.

No podía entrenar voluntario entre semana porque no tenía tiempo pero sí podía sacar cada día 20-30 minutos para entrenar con el electroestimulador.

Al estar muscularmente mejor preparado, tuvo 3 beneficios inmediatos:

1º El primero es que tardaba más en llegar agotamiento muscular el fin de semana.

Si antes a los 20 minutos de ritmo elevado ya notaba que sus músculos estaban fatigados.

Tras varias semanas entrenando con el eletroestimulador, en ese mismo tiempo la sensación de fatiga había disminuido enormemente. Necesitaba el doble de tiempo para sentir la misma fatiga que antes tenía en 20´.

Y ojo que no digo que si utilizas el electroestimulador para entrenar vas a ir el primero tirando de los más fuertes del grupo.

No. Eso no es así.

Digo que con el mismo esfuerzo y a la misma intensidad con la que antes tenía dolores musculares, después de usar varias semanas el eletroestimulador para entrenar, los músculos ya no se fatigan de la misma forma. Al estar más preparados, tardan más tiempo en llegar al agotamiento.

Entrenar con el electroestimulador cuando no tienes tiempo para practicar ejercicio voluntario te ayuda a tener los músculos mejor preparados y más fuertes.

Duelen cuando vas a ritmo intenso, sí. Pero el límite del dolor ha subido porque las fibras musculares están más preparadas para el esfuerzo. Se fatigan menos.

2º Lo segundo es que llega a casa menos cansado.

Unos músculos fuertes se cansan menos. El umbral del dolor se eleva. Ya no te duelen las piernas en los primeros cambios de ritmo. Puedes aguantar más tiempo y los músculos al estar más fuertes tardan más en colapsarse.

Por eso un deportista entrenado (con músculos más fuertes) después de un entrenamiento muy duro acaba mejor el entrenamiento (más entero y menos fatigado) que un deportista no entrenado.

3º Tercero es que los masajes son más efectivos y cuando te los das, funcionan de verdad.

El motivo es el mismo. Unos músculos más fuertes se cansan menos y tienen más capacidad de recuperación que unos débiles.

En una escala de 0 a 100, un músculo débil acaba el entrenamiento del sábado en un valor 75 de cansancio. Un músculo que está fuerte, ante el mismo esfuerzo el valor o la sensación de cansancio puede bajar a 50 o 60.

Tras un masaje, los músculos fuertes recuperarán mucho más rápido que los músculos débiles. Principalmente porque los músculos débiles no tienen capacidad de recuperación ante el esfuerzo. No están acostumbrados al esfuerzo y no tienen desarrollado el sistema de recuperación. En cambio un músculo entrenado sí que tiene desarrollada la capacidad de recuperación. A base de entrenar, recuperar, entrenar, recuperar, entrenar, recuperar… el músculo se ha ido adaptando y ha creado sistemas eficientes para estar preparado ante el siguiente entrenamiento.

Hipócrates decía que en el cuerpo humano, lo que se usa crece. Lo que no se usa, se atrofia.

Cuanto más entrenas, más fuertes se hacen tus músculos. Lo que se usa, crece.

Para estar fuerte debes de crear también un buen sistema de recuperación muscular. Tu sistema inmunitario es quien se encarga de ayudarte a recuperar y a limpiar suciedad creada en el entrenamiento.

Tienes que mantener activo y saludable tu sistema inmunitario para que tenga al máximo nivel la capacidad de recuperar tu cuerpo y defenderlo de todo tipo de agresión externa e interna.

Si no entrenas tus músculos, tu sistema de recuperación tampoco estará entrenado.

¿Para qué vas a tener al máximo rendimiento algo que no utilizas? Recuerda, lo que se usa, crece…

Así es como la electroestimulación te ayuda cuando la usas para entrenar

Fortalece tus músculos porque tu cuerpo lo que que usa, lo hace más eficiente. Lo hace crecer.

Entrenar con el electroestimulador te ayudará a recuperar mejor ya que unos músculos fuertes recuperan mucho más rápido y de manera más eficiente que unos músculos débiles.

En unos músculos fuertes los masajes son más efectivos porque un músculo acostumbrado al esfuerzo, tiene mayor capacidad de recuperación, mayor capacidad de adaptación.

Un músculo débil tiene una capacidad muy limitada de recuperación frente a un esfuerzo.

Y tú, sabiendo esto… ¿todavía usas solo el electroestimulador para masaje?

Sé Feliz

Pedro García

Comparte con tus amigos
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
Share on LinkedIn
Linkedin

¿Necesitas un electroestimulador?

Te ayudaré a encontrar el mejor electroestimulador que se adapte a tus necesidades comprar un electroestimulador
 

Deja un comentario

Abrir chat
1
¡¡¡Hola!!!
¿Estás buscando algún producto y no tienes claro cuál es el que necesitas?

¿Quieres que te ayude?