Guarda tus electrodos en  la nevera

Cuidado cuando congeles tus parches de electroestimulación

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn

Una de mis recomendaciones principales con los parches es que siempre tienen que estar en la nevera conservados en frío, pero ¡cuidado cuando se congelan!

Esa pregunta es frecuente y es rara la semana que no me la hace alguien:

¿Es mejor la nevera o el congelador para guardar los electrodos de electroestimulación?

Los dos son buenos lugares para conservar tus parches. El motivo es sencillo. La capa de gel que traen los parches autoadhesivos de electroestimulación (recuerda que los de silicona no traen esta capa por lo que no es necesario guardarlos en frío) se conserva mejor en un lugar fresco. Si los tienes a temperatura ambiente, poco a poco se va deteriorando la capa de gel y su vida útil se reduce enormemente. Dejan de pegar muy pronto. La vida útil de un parche que ha sido conservado en frío frente a otro que ha sido conservado a temperatura ambiente, en verano puede llegar a ser el doble. Haz tú mismo la comprobación y verás los resultados.

Mientras un electrodo original que se conserva en frío puede llegar a ser utilizado con comodidad entre 25 y 30  veces, el mismo electrodo que es conservado a temperatura ambiente, a partir de la sesión número 12 ya comienza a dar problemas con la adherencia, y en la 17 es difícil o casi imposible trabajar con el a intensidades medias.

Este es el valor añadido que te da el guardar tus parches de electroestimulación en frío. Da igual que sea en la nevera o en el congelador.

Una advertencia;

Cuidado cuando los entres en el congelador o heladera, no te vaya a suceder esto que le ocurrió a un amigo lector de la web:

“Hola Pedro, te escribo porque estoy súper descontento con los parches que compré hace poco. Hoy fue el primer día de uso y partimos mal al momento en que ¡¡no pegaban!! Al colocarlos en el vasto interno se me despegaban todos. Lo peor vino después, porque al subir la intensidad (quería llegar a 90) pinchaban mucho!! al igual que los viejos que tengo ya con un mes de uso!! Dime qué puedo hacer por favor. Todos los parches los he mantenido en el congelador como tú recomiendas, pero no es normal que esto tenga que doler tanto. Me gustaría que me dieras una solución.

Saludos,
Carlos

Después de hacer una serie de pregunta y comprobaciones, descubrimos donde estaba el problema. Al día siguiente recibí este correo.

“Hola Pedro, nuevamente yo, pero ahora para decirte que hoy los parches anduvieron muy bien después de los consejos que me diste ayer. Los coloqué en el abdomen y no se despegaron ¡¡y no pincharon nada!! Creo que ayer fue porque los había sacado recién del congelador y estaban muy duros. No sé, pero de que ayer pinchaban, pinchaban y era imposible trabajar con ellos.
Bueno, si ayer estaba muy descontento, hoy no lo estoy. Espero duren un buen tiempo para volver a encargarte otros pocos.

Saludos,
Carlos”

La solución a este problema fue sencilla. Había sacado los parches del congelador y se los había puesto directamente en la piel, sin dejar que estos cogieran temperatura.

El parche necesita estar a temperatura ambiente para trabajar bien. Si está duro, el gel no cumple su función, que es pegarse a la piel y transmitir la electricidad con comodidad.

Ya sabes, el parche de electroestimulación necesita frío para conservarse y calor para funcionar correctamente. Si guardas tus parches de electroestimulación en el congelador, perfecto, pero antes de utilizarlos, deja que cojan temperatura para que puedan trabajar correctamente. Con sacarlos 5 minutos antes de comenzar a usarlos, será suficiente. Si los conservas en la nevera, este problema no lo tendrás.

Tanto la nevera como el congelador son buenos lugares para conservar los electrodos. 

Sé feliz

Pedro García

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn