Electroestimuladores y electrodos. Truco para no romper las conexiones de los electrodos

Alguna vez me he encontrado con el siguiente caso.

Estrenas electrodos y comienzas a utilizarlos. Después de la sesión de entrenamiento, notas que debido al calor que desprende el músculo, el electrodo se ha reblandecido. No tiene la misma consistencia que tenía cuando lo sacaste de la nevera (Te recuerdo una y otra vez que el lugar natural para conservar los parches o electrodos de electroestimulación mientras no los estás utilizando es la nevera. Echa un vistazo a este artículo para recordar https://www.electroestimulaciondeportiva.com/conserva-mejor-tus-parches-y-electrodos-de-electroestimulacion)

Los quitas con normalidad de tu piel después de haberlos desconectados del electroestimulador, y los guardas en la nevera.

Todo correcto las primeras veces, pero después de cuatro o cinco usos, están todavía más blandos al terminar tu sesión de electroestimulación. Tan blandos que algunas veces sucede que si no tiras con cuidado, te puedes traer la conexión del electrodo junto al cable del electroestimulador, quedando el electrodo inservible.

Si te ha pasado eso alguna vez, seguro que has aprendido a desconectar el cable del electrodo con más cuidadito, pero si todavía no te pasó, te voy a contar un truco para que a partir de ahora no te vuelva a ocurrir.

Sigue los siguientes pasos: