Electroestimulacion triceps entrenamiento personalizado

Cuando un entrenamiento personalizado se convierte en peligroso

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn


Como todos sabéis, desde la sección de entrenamientos me dedico a realizar entrenamientos personalizados con electroestimulación para un abanico amplio de deportistas.

Lo primero que hacemos a la hora de comenzar un entrenamiento personalizado de electroestimulación es proceder a la toma de datos.

Pulso matutino, pulso aeróbico, pulso anaeróbico, medidas de distintas partes del cuerpo, peso, experiencia deportiva… todo este tipo de información me da una radiografía casi exacta de cómo es el deportista y esto me ayuda a confeccionarle un traje a medida que podemos ir modificando en función de cómo su cuerpo va reaccionando a lo largo del entrenamiento. El deportista  me va contando el tiempo que tarda en recuperar, las sensaciones que tiene al irse a dormir, al levantarse, el pulso matutino, los distintos test de campos realizados…

Hace un par de meses realicé un entrenamiento personalizado de electroestimulación a un chico que corre en competición.  Le fue muy bien, tan bien que consiguió ganar dos carreras el mismo mes. Anteriormente tan solo había conseguido un 5º puesto como mejor clasificación.

Estuvimos trabajando de forma específica para mejorar sobre todo en la subida, ya que era un poco su asignatura pendiente y además, en su localidad casi todas las carreras tenían subida.

Al irle tan bien su entrenamiento, lo compartió con un compañero que también tenía un electroestimulador compex  como el suyo y su problema era muy parecido, no era capaz de subir bien y se le atragantaban los repechos duros. Así que como tenían el mismo problema, pensaron que haciendo lo mismo obtendrían los mismos resultados. Un día decidieron comenzar a trabajar con las mimas intensidades y programas propuestos para él.

A las cinco semanas recibí una llamada de este chico que yo no conocía, para que le echara una mano. El entrenamiento con electroestimulación era tan duro para él, que había agotado todas las defensas y la fuerza de su organismo. Hacía semana y media que estaba constipado y no remontaba, y no tenía fuerzas para nada, y así y todo ¡¡¡SEGUÍA ENTRENANDO CON EL ELECTROESTIMULADOR !!!

Se había cargado todas las defensas de su cuerpo porque ese entrenamiento, con las intensidades y programas propuestas para su compañero, evidentemente le quedaba grande.

Con dos se semanas de trabajo específico conseguimos recobrar las buenas sensaciones e hicimos que la fuerza, las ganas de bici y sobre todo la salud, volvieran.

Si quieres compartir un entrenamiento, está bien, el entrenamiento es tuyo y puedes hacer con el lo que creas preciso, perfecto, pero si ese entrenamiento es personalizado, ten en cuenta que lo que a ti te viene bien, pero a tu amigo, si le queda pequeño casi no habrá problemas, pero si le viene grande, puede encontrarse con algún problema para la salud.

Mucho cuidado con prescribir lo que a uno le va bien. Cada cuerpo es un mundo y lo que a unos le va bien… a otros les puede quedar grande.

La electroestimulación es tan poderosa que cuando la aplicamos mal puede afectarnos a la salud. Si no tienes mucha idea de cómo hacerlo, ve siempre con precaución. Mejor quedarse corto y con buenas sensaciones que estar diez días con agujetas o caer constipado por hacer bajar las defensas debido a un entrenamiento inapropiado.

Sé Feliz

Pedro García

 

Comparte con tus amigos
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Share on LinkedIn