Yo soy

Hola, soy Pedro García,  el creador de esta web 

y un apasionado del deporte  y la electroestimulación


Desde hace casi 25 años practico deporte con asiduidad y es un hábito que forma parte de mi vida. Me relaja, me da fuerza y energía y mantiene el equilibrio entre mi cuerpo y mi mente.

En todo este tiempo relacionado con el deporte he pasado por muchos momentos importantes. He representado a España en competiciones internacionales, he disputado campeonatos a nivel nacional, regional y local, he probado multitud de técnicas de entrenamiento para incrementar mis resultados, he sufrido lesiones, he ganado competiciones, he perdido otras muchas, pero lo más importante, he aprendido muchas cosas de todas mis experiencias.

En la actualidad practico deporte por afición, principalmente ciclismo, squash, acudo dos veces por semana al gimnasio y me encuentro en un excelente estado de forma. Pero lo mejor de todo es que he descubierto una herramienta capaz de ayudarme a conseguir aquello que necesito en cada momento reduciendo el tiempo de entrenamiento y aumentando las posibilidades de éxito. Si necesito volumen en brazos y pecho porque se acerca el periodo de la playa, que necesito resistencia en las piernas porque voy a comenzar la temporada de ciclismo, si necesito potencia en el brazo para mejorar el saque en el squash, que quiero mejorar un par de puntos en la subida porque se acerca la ruta ciclista del año, que quiero conseguir fuerza en un músculo determinado que no soy capaz en el gimnasio, que deseo darme un masaje relajante… He descubierto una herramienta que me ayuda a conseguir aquello que necesito en cada momento en muy poco tiempo y con magníficos resultados.

.

Con la electroestimulación he descubierto que para avanzar
no es necesario 
entrenar más, sino entrenar mejor.  Pero no siempre fue así

En mis comienzos como ciclista me dedicaba a hacer series y series agotadoras y extenuantes. Cada semana tenía que ir a una rampa durísima que había cerca de mi casa para subir una y otra vez, una y otra vez, intentando coger fuerza en las piernas para mejorar en la subida que era donde fallaba.

Los principios de temporadas eran temibles. Los dolores de piernas después de horas y horas de entrenamiento eran muy fuertes y el masajista no abría hasta el lunes siguiente. No tenía forma de relajar y eliminar de manera rápida esos dolores.

Y en las cervicales, el principio de temporada también era un poco duro. Hasta que esos músculos se volvían a acostumbrar a la postura de la bicicleta después de un largo periodo de descanso, pasaban muchas semanas con sensación incómoda de dolor.

Como siempre fui un poquito delgadito de la parte de arriba, de cara al verano me pasaba días y días en el gimnasio para intentar coger volumen, ya que en la playa las chicas se fijaban más en los chicos con grandes brazos que en los que eran delgados como yo. Al final del verano lo que había conseguido era tener algún que otro músculo lesionado por intentar mover tanto peso en el gimnasio.

.

Pero un día algo ocurrió en mi vida que me ayudó a mejorar de manera importante

En 1997, después de correr las Paralimpiadas de Atlanta´96 (en aquella época era piloto integrante de la selección Española de ciclismo en Tándem) decidí dejar la competición y tomarme la bicicleta para dar paseos y echar las mañanas del domingo con los amigos.

En los años que me dedicaba a la competición comencé a escuchar a compañeros y a los fisioterapeutas que nos acompañaban, a hablar sobre la electroestimulación, pero eso resultaba muy lejano para mí. Sencillamente no confiaba en ella.

En el año 2008 vuelve a surgir en mí el interés por la electroestimulación debido a un artículo que leí y que decía que se había demostrado mayor efectividad de la electroestimulación frente al trabajo voluntario. Me puse a investigar y encontré de todo:

-Foros en los que se decía que eso no funcionaba.

-Personas que lo tenían pero que no lo usaban.

-Algunos que decían que solamente funcionaba para recuperar.

-Casi todos que decían que no servía para conseguir más fuerza.

-Y por supuesto los estudios científicos que decían que sí que funcionaba.

Me planteaba la siguiente pregunta:   ¿CÓMO ES POSIBLE QUE UNA MISMA COSA PROVOQUE OPINIONES TAN DISTINTAS?

Como seguía montando en bicicleta en plan de paseo y mi curiosidad cada vez era mayor, decidí probarlo y me compré un electroestimulador. Me puse a estudiar toda la información que llegaba a mis manos. Hablé con especialistas, asistí a distintos cursos, incluso en el extranjero y busqué información en todos los idiomas. Me formé y hasta el día de hoy esa formación sigue siendo pieza clave y fundamental en mi día a día. No pasa más de un mes sin que haya asistido a una formación o curso, o que haya leído algún libro o informe de expertos que hable de electroestimulación. 

Para resumir un poco la historia, ese mismo año volví a competir después de 12 años alejado del mundo de las carreras. El mejor puesto que hice fue el 3º en una prueba que sacamos 44Km/h de media.

Desde ese día descubrí una potente herramienta para alcanzar con mayor facilidad mis metas, comencé a investigar y  aprendí a utilizar el electroestimulador y poco a poco fui aprendiendo a sacarle el rendimiento no solo para la bicicleta, sino para muchas más cosas.

Que viene el verano y queremos lucir tipo en la playa… Vamos a entrenar brazos y pechos para conseguir volumen.

Qué comienza la temporada ciclista y necesito resistencia… Entrenamos tres veces a la semana con electroestimulador y solucionado.

Que después de las vacaciones me ha salido una pequeña tripilla de grasa que no me gusta… Programa y entrenamiento adecuado para perderla cuanto antes y quedar bien los abdominales.

Que a partir de Mayo comienzan las marchas ciclistas a las que asiste con mi club y hay montaña… Un mes antes entrenar específicamente para ganar fuerza en las piernas y conseguir subir mejor.

Que tengo las piernas, lumbares, espalda… cargada o dolorida… Un masaje con el electroestimulador a la hora y en el momento que yo quiera

Que necesito potencia para ganar ventaja en el saque de squash… Entrenamiento específico de tres semanas y listo.

.

Si yo pude hacerlo, tú también puedes hacerlo

– Mejorar tu rendimiento en el momento que precises
– Ganar más masa muscular
– Ganar más fuerza para subir mejor con la bicicleta o correr  más rápido a pie, o jugar al tenis, incluso artes marciales…
– Aprender a utilizar los masajes
– Conseguir antes y de manera más efectiva tus objetivos deportivos
– Relajar tus músculos cuando lo desees
– Salir antes de lesiones
– Modelar y tonificar tu cuerpo a tu gusto
– Fortalecer músculos de la espalda para una mayor calidad de vida con menos dolores

En ElectroEstimulación Deportiva te voy a contar mi experiencia, cómo lo hice, en qué me equivoqué, qué acciones realizar para tener resultados más efectivos, te voy llevar de la mano para hacerte más fácil el camino del éxito.

Regístrate en nuestra página de inicio para que estemos en contacto y pueda enviarte artículos interesantes que te enseñen a utilizar y sacar más rendimiento a tu electroestimulador.

Gracias por permitirme contarte mi historia. Gracias por estar ahí. Juntos vamos a conseguir buenos resultados.

Sé feliz
Pedro García

info@electroestimulaciondeportiva.com

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

No hay comentarios todavia